29/8/13

Cuentos Divinos...


Comencé a comer una manzana contigo a mi lado;
a ver si era cierto que despertaba un deseo guardado,
se consumió la manzana, el encanto siguió retrasado,
no hubo deseos prohibidos ni amor desatado...
solo un hombre dormido y cansado a mi lado. 

[Cuento Divino ]

~Arely Huber
 2013 ©

Ilustración Edvard Munch