14/2/13

~Mis manos



Mis manos son fuertes y grandes, 
con dedos largos y firmes, 
en nada hermosas ni delicadas;
son genética de mi padre,
son manos que denotan 
sus arduas horas de labores.

Han dejado en ellas largas 
y cansadas jornadas de trabajo,
muchas horas en letras, 
suaves caricias a los que amo,
fuertes abrazos a mis amigos 
y un saludo cordial a los conocidos.

Mis manos... 
¡Gracias Señor por tenerlas!
pues son ellas las que día a día
me ayudan a plasmar lo que
del alma necesito liberar,
las cómplices de preparar 
un rico pastel o un rico buffet.

Hoy las ensalzo en señal de gratitud.
¡Gracias  por tan hermosa virtud!
Gracias por poseerlas y dejarme 
usarlas con amor y rectitud.

~Arely Huber
 2013 ©