14/9/12

Reiniciar el vuelo





Y crucé el abismo,
salí, aunque muchos hubiesen sido felices 
viéndome hundida, volé como el ave tras la caída, lastimada,
pero con ganas de volver a intentar iniciar el gran vuelo.

Me ayudó el aire, me guió un buen amor 
que a mi paso encontré y me supo dar valor. 

Poco a poco y sin temor sané esas heridas  de la caída anterior. 

Ahora nada queda de ese dolor, solo recuerdos 
pues muy feliz vivo hoy.

Arely Huber

D.R.2012