24/5/16

Depresión



Aquél adiós un estigma le dejó;
perdió su sonrisa y su paz. Un torbellino de ideas le abordaban.
 Cada día luchaba por salir del bache en el que se hundía; 
 pretendió amar, se aferró a ese "amor" hasta no poder más;
cambió sus hábitos: dejó de beber, de fumar, de vomitar,
 de dormir, de soñar y entonces: 
Murió.



~Arely Huber
D.R.2016