12/4/13

La vieja casa




Recuerdo el pasillo empedrado 
de la vieja casa aquélla
sus rincones atrapaban el tibio  
paseo de la mujer inquieta,
se humedecían las paredes
al igual que sus entrañas
en espera de un amor...

callada recorría las cuatro
puertas deleitándose del mural
que aquél ser pintara para ella
lo admiraba una otra vez,
recordando el momento cumbre 
del idilio que vivieron los tres.  

El sol ilumina una parte
de esa morada, y otras tantas
ni siquiera conocen el calor
de el, majestuoso se postra
iluminando el día pero no 
las sombras de la vida de 
aquélla quejumbrosa mujer...

~Arely Huber
 2013  ©