21/3/13

~ Personajes de mi andar #5


Hace algunos años atrás, una mañana fresca y soleada, aquella chica se levantaba para ir a la universidad, estaba cansada de esperar por horas a quien nunca llegó, a quien solo escuchó por teléfono decirle cosas sin sentido y un adiós apresurado, jamás entendió esas llamadas, no en ese entonces...
Esa mañana al medio día,después de un día tedioso de clases de fiscal y finanzas aturdida de tanto código, regresaba de la universidad, venía  acompañada de dos amigos, le habían dado el aventón, traían un relajo estrepitoso, ella,aún no  imaginaba lo que le esperaba... aún así, llegó un tanto molesta al no ver mensajes en la contestadora, y sin una sola llamada al celular que días antes le habían obsequiado para tenerla bajo control, algo le hizo tomar el teléfono para hacer un reclamo, pues recién había vuelto con ese sujeto después de una ruptura de varias semanas. 
-Acaso ese era el interés que demostraba después de tanto rogar para que volvieran....?

Tenía escasos diez días de volver a gozar el idilio amoroso que compartía con aquél hombre, amor por el cual estaban juntos de nuevo, no podían estar separados, aquéllo era una fuerte adicción de ambos, después de tres años y medio juntos, la relación se había madurado mucho, y el vínculo emocional era algo difícil de romper, estaban ahí de nuevo a intentarlo una vez más.
Esos días fueron intensos, 
viajaron para reconciliarse a un lugar mágico que ambos disfrutaban:  allá, en la montaña, lejos del ruido y de la gente y que guardaba celosamente el recuerdo de aquél secreto amor...

Pero esa tarde, al intentar hacer aquél reclamo, 
su vida se paralizó, 
la llamada era de locos,
 no podía creer lo que le habían dicho, 
un amigo le dio la noticia de la muerte de ese amor, 
así es, escribí bien: -Murió. 
Ella no quería creerlo,
 su vida se derrumbó,
 corrió a buscarlo. 
-Lo vio ahí tendido, 
lloró como nunca, 
se despidió y partió... 

En aquel entonces fueron los peores minutos de su vida. 
Se encerró en su mundo, vivió su vida vacía y solo llena de alcohol.
-Jamás volvió a sonreir como antes.
 Los días pasaban y no sabia que era de ella,
 era solo llorar y llorar por aquel amor,
 escuchar música, cantarla y volver a llorar...
Así era su vida unos años atrás ...

Hoy, puede hablar de ello,
 por que es una Mujer responsable de sus actos, 
no le da vergüenza haber amado,
se siente regocijada de que la hayan amado de tal forma,
-fue hermoso, 
-fue sublime, 
-fue un hombre caballeroso,
 atento, 
que siempre la impulsó a salir adelante,
 a estudiar,
 a ser alguien, 
a tener algo suyo.
El sabía que no iba a estar siempre con ella, por eso le daba armas para sobresalir, era un viejo zorro apaleado y bien sabiondo, le gustaba escucharlo platicar, lo disfrutaba, pero sin duda lo que mas le gustaba de él, era su forma intensa de amar, sus detalles, su forma de elevarla con la música, de cantarle, que feliz fue... 

¡Gracias, muchas gracias por la experiencia, 
fue maravillosa haberla compartido junto a ti!
-Eso exclama hoy...

~Arely Huber
2013 ©