15/8/12

Amor, Amor, Amor



Hace 14 años todos a mi alrededor estaban en mi contra, les  expresaba mi intensión de unirme al hombre que pacientemente, me esperó más de tres años, siempre esperando hacerme reaccionar y encausar mi camino, nunca le escuché solo disfrutaba el sentirme deseada, y es que a esas altura de la juventud esas banalidades no te hacen pensar bien o mejor dicho no te hacen tomar serias decisiones, aún así decidí lanzarme a darle un giro total a mi vida, algunos me apoyaron y otros no, era por la diferencia entre dos seres que se atraían, fue quizá la última causa de mi rebeldía, pues  solo escuchaba cosas negativas como: 
"No vas a durar ni un año", 
"No tienes nada que ver con él..." 
"Son polos opuestos"
"No le hagas daño" 
"Uno más de la lista...pobre" 
"Solo sabes jugar, esto no va en serio verdad...?" 

Y a raíz de todos esos comentarios y poder demostrarme a mi misma que si podía con ese nuevo reto del matrimonio, me aventé a vivir la más mágica aventura, me di la oportunidad de sentirme amada y amar..
 Por primera vez conocí la fidelidad y el respeto a la pareja y lo que ello involucra, 
Y es que.. ¿Quién podía serle infiel a este hombre...? 
¡Es todo un príncipe real y no de cuentos!
 Era todo eso que yo soñaba y anhelaba encontrar en un hombre, 
llenaba cada uno de los espacios vacíos y ávidos de amor en mi ser...
Todos estos años han callado más de una boca...
Me hice una promesa... y hasta el día de hoy sigue muy firme, 
...Amarlo hasta el final..."


~Arely Huber